La tauromaquia perdió Cataluña

Que le den por…

Abolicion de la tauromaquia YA !

Negando responsabilidades

La guerra, casi todas las guerras, son estupidas y horribles, morir por una religion que adora la muerte y los zombies, y que esta encima niegue sus responsabilidades, es una muerte aun mas horrible y estupida.

Un bebé de seis semanas ha fallecido presuntamente ahogado por un cura que trataba de bautizarle. El suceso, que ha tenido lugar en una región al noroeste de Moldavia, fue denunciado por los padres del pequeño, que asistían a la ceremonia del sacramento junto con otras familias.Los hechos, tal y como los relatan varios testigos y lo recoge el diario Daily Telegraph, ocurrieron cuando el padre Valentín “no cubrió la boca del pequeño antes de sumergirle” en la pila bautismal. El cura, que ya ha declarado ante la Policía, ha negado tener ninguna responsabilidad.

Un bebé fallece presuntamente ahogado cuando estaba siendo bautizado por un cura – 20minutos.es

Como hacerse santo/a en menos de dos minutos

Formula magistra: En su lecho de muerte solicite que un cura ponga una hostia en su pecho y que diga una oracion, si la hostia desaparece: Hostias un milagroooo! y ya esta, ya es usted santo o santa.

Posdata: Si dice que durante su vida ha hecho milagros y ha llevado literalmente un mantel sobre la cabeza, ayudara a convencer a los menos tontos. La parte menos graciosa es que despues de obrar el milagro del truco de magia usted a de morir, si sique vivo no vale, la iglesia catolica lo deja bien claro con esta frase: “en Santo que mea, no creas”

Giulianafalconieri.jpg Debilitada por los cilicios, las vigilias, las oraciones y ayunos, postrada, enferma y no retenía ningun alimento. Fue autorizada a recibir la Hostia, depositándola sobre su pecho, sobre su corazón. El sacerdote decía una oración para « santificar el alma de la enferma » con el contacto del « cuerpo de Cristo ». La Hostia desapareció y Juliana murió pasiblemente el 19 de junio de 1341.

Juliana Falconieri – Wikipedia, la enciclopedia libre

Padre Calavera

Este es de esos articulos que merece la pena postear al completo, no solo un par de parrafos:

Un párroco con vicios caros En un año donde los escándalos sexuales protagonizados por curas católicos se han sucedido con una frecuencia inusual, el pequeño estado de Connecticut, al noreste de Estados Unidos, volvió a ser ayer escenario de un caso que sacudió los cimientos de la Iglesia del país. Si hace apenas dos semanas era denunciado Marcial Maciel, fundador de la influyente orden de los Legionarios de Cristo, por abusar sexualmente de niños seminaristas durante años, los fieles del muy católico condado de Waterbury no daban crédito ayer al descubrir que su párroco había sido detenido por robar 1,3 millones de dólares (más de un millón de euros) de fondos de la parroquia local.Y la sorpresa ya fue mayúscula cuando se desveló el destino del dinero. La mayor parte de semejante capital la utilizó, según sus propias declaraciones antes la Policía, para pagarse prostitutos masculinos a los que compraba ropa cara y con quienes se hospedaba en los mejores hoteles de lujo de Boston y Nueva York.Según se desprende de una auditoría rutinaria de las finanzas de la parroquia, Kevin Gray, de 64 años, se apropió de importantes sumas de dinero durante cada uno de los siete años que ejerció de cura en la parroquia del Sagrado Corazón en la ciudad de Waterbury. En los últimos meses, cuando sus viajes a la ciudad de los rascacielos se habían convertido en más frecuentes, había transmitido a sus allegados que padecía un cáncer de colon por lo que se veía obligado a acudir a un centro hospitalario a recibir «tratamiento».Juan Marrero, un residente que siempre acudía puntual a la celebración religiosa de los domingos, no daba crédito a lo sucedió. «Este buen amigo mío no tenía coche ni vestía de manera lujosa. Para mí era una persona de lo más humilde».Puede que él no hiciera ninguna ostentación de riqueza en el pueblo pero cuando se trasladaba a Manhattan el guión cambiaba por completo. Allí adoptaba gustos de ejecutivo y llegaba a exhibir una generosidad sin límites con sus amantes. Un hombre al que Gray encontró hace unos años en un rincón de Central Park famoso por su ambiente homosexual, relató a la Policía que el sacerdote le pagó los estudios en la Universidad de Harvard, le compró un piano y hasta una pareja de perros. Cuando el joven se quejó de que sus conocimientos musicales eran los de un principiante, le dio más dinero para que tomara lecciones de piano.Lo que nadie discute es que la vida que llevaba en la gran ciudad era muy diferente de su impecable comportamiento entre sus feligreses. Todos los testimonios, desde los policiales hasta el de sus superiores, así lo corroboran. «La gente lo adoraba porque ha hecho un montón de buenas cosas por la comunidad; esa es la verdad. Lo que acaba de descubrir la policía supone un auténtico ‘shock’ para todos nosotros», declaró un portavoz de la Archidiócesis de Hartford.

Un párroco con vicios caros. eldiariomontanes.es

La Fragua

La Fragua